Ropa interior 2 en 1: “Me imaginé a tu puta madre (hipotética) en calzones” y “¿Quién carajo usa trusas?”

Imagen Hace un par de semanas fui a un centro comercial con el fin de comprar un par de bóxers de los llamados slips. Lo que parecía ser cualquier aburrida y rutinaria visita al pasillo de la ropa interior para caballero, en seguida se tornó en una de las experiencias más repugnantes de mi vida.

Para llegar a la citada sección tuve que atravezar la correspondiente a la ropa interior femenina, ahí me encontré con dos señoras con pinta de ser las típicas cuarentonas menopaúsicas en crisis; mujeres que se maquillan, se visten y se arreglan pensando en que son hermosas quinceañeras sacadas de la agencia de edecanes que le suministraba las putas a Kalimba. Basta decir que eran más feas y viejas que tres partidos políticos mexicanos cuyos nombres omitiré por ahora.

Pasar a lado de ellas fue inevitable; desde unos metros atrás pude observar que ambas estaban intentando elegir algún modelo de entre un montón de diminutas tangas multicolor. La vista era demasiado grotesca, pero no les presté demasiada atención; simplemente caminé lo más rápido posible, cuando en el preciso momento que pasé a lado de estas vetustas versiones de “la Pituca y la Petaca”, la más “flaca” de ellas al notar mi presencia le preguntó a su gorda amiga “¡Ay mana, qué bonito! ¿Cómo crees que me vería con él?” mientras hacía una pose de media nalga con el diminuto modelo sobrepuesto en sus celulíticos jamones, y con la maquiavélica intención de que yo también viera tan dantesco espectáculo.

No era para menos, la abominación en cuestión iba ataviada con unos “yoga pants” que transparentaban la bola, el chambarete, el suadero, el cuete y el aguayón. Para acabar de chingar la situación, sus pants eran de un color entre naranja y amarillento (soy daltónico así que este dato podría ser erróneo) dejando ver el relieve celulítico que adornaba ese culo enorme; aquello parecía un cosplay de la mascota de las taquerías “el naranjito“.

“¡Su puta madre!”. Grité en mi interior y comencé a correr con lágrimas en los ojos; sentí como si mi mente hubiera sido ultrajada, cual si un pelotón de militares de la República Democrática del Congo me hubieran sacado los ojos y me hubieran hecho un skull fuck con creampie incluído.Muchos pensamientos aterradores invadían mi mente, pude recordar una infancia traumática escuchando un casette con los éxitos de Ricky Martin en “Alcanzar una estrella”.

De repente, me imaginé desnuda a esa mujer, me quedé frío e impotente por no poder dejar de mirarla dentro de mis pensamientos. Como Alex en “A clockwork orange” estaba destinado a sufrir el flagelo visual en contra de mi voluntad y sin poder apartar la vista. Miré su rostro de orco, adornado con maquillaje barato y unos cabellos como de estropajo. Más abajo, el cuello adornado con un collar de verrugas que cual camino empedrado me condujo más abajo. Su torso era delgado pero con toda la piel flácida, parecía que se estaba derritiendo la maldita. Sus tetas, pequeñas y caídas como las de una perra french poodle en época de lactancia. Y más abajo el puto horror, el ya citado culo gordo rebosante de celulitis y estrías; dejando ver por debajo a la bestia peluda que describían los cutrísimos programas de radio de terror en los 90’s.

Con el suplicio mental a cuestas, llegué a duras penas y sin vomitar a la sección donde se encontraba la ropa interior masculina. Sólo tenía que tomar los slips por los que iba y me por fin me largaría de ahí. Cuando hice lo propio, caminé, pero al no poder apartar los tortuosos pensamientos de mi mente tomé una decisión muy drástica que me sacaría del nauseabundo trance. Miré la envoltura de los bóxers y ¡oh sorpresa!, eran unas putas trusas. Los pensamientos grotescos se alejaron de mí sólo para dar paso a una sensación de incomodidad por tener que ver a un tipo con unas abdominales como de Schwarzenegger y un paquete como el de Nacho Vidal. ¿Por qué las malditas maquiladoras tienen que poner modelos? En las envolturas de la ropa interior masculina sólo debería aparecer la leyenda: Contiene 2 calzones tipo trusa. ¡Ahórrense la pendejada por favor!

Después de indignarme por lo anterior, dejé el primer paquete en su lugar, tomé los bóxers y recordé haber utilizado trusas cuando niño. Eran incómodas, los resortes se me metían entre las nalgas, mismas que terminaban marcadas cual si un verdugo me hubiese flagelado. Algunas veces me apretaban las pelotas; de vez en cuando una bola se me salía tenía que acomodarla en su lugar estando en lugares y momentos inoportunos. ¡Putas trusas son un invento satánico! Recuerdo cuando mis primeras erecciones me ocasionaron muchos de los momentos más incómodos de mi vida. Créanme, estar en sexto de primaria, con 11 años recién cumplidos, y tener que acomodarte la verga erecta dentro del calzón enfrente de la única compañerita que ya tenía tetas no era cómodo para nadie.

Y así fue como terminé preguntándome “¿Cómo mierda es que las trusas se siguen usando?” “¿Qué clase de maldito orate psicópata las continúa poniendo a la venta?”. Y más importante “¿Quien carajo continúa usándolas en pleno siglo XXI?”. Sólo este último cuestionamiento tiene respuesta que yace en la cultura popular y el imaginario colectivo:

Viejos

Imagen

Los hombres más vetustos rechazan todo aquello que provenga de las modas juveniles, lamentablemente los bóxers no son una excepción. Por alguna extraña razón les gusta que los resortes de las trusas les flagelen sus viejos culos, o quizás algunos necesiten un pretexto para tocarse los huevos.

Lesbo-machorras

Imagen

Las lesbo-machorras son una pésima copia de nosotros los hombres en todos los sentidos. No sólo viven resentidas por su carencia de virilidad, también tienen un gusto de mierda al vestir y cortarse el cabello. No sería extraño que también la cagaran al elegir qué ropa interior usar.

Gordos

Imagen

Y no sé por qué mierda. No quiero tener que repetir el detalle de los putos resortes.

Agustín Carstens

Imagen

Ehm… El que sigue.

Walter White

Imagen

Pero se le perdona, es el genio criminal más grande de la historia de la televisión.

Frikis que hacen cosplay de Superman

Imagen

Por alguna extraña razón a quienes diseñaban súper héroes en la época dorada del cómic siguieron la línea del personaje de Action Comics. Cuando la gente piensa en Superman tiene la imagen del héroe inocente, tontorrón y bonachón que usaba las trusas por fuera de las mayas. En todas las convenciones de cómics se puede ver por lo menos a un tipo disfrazado del alterego de Clark Kent, con el mismo diseño que ostenta desde su creación.

Maricas

Imagen

Aquí es donde aparece la diferencia entre homosexuales y maricas; Y les tengo malas noticias a aquellos que usan trusas…

Miembros de “los 400 pueblos”

Imagen

Dentro de toda la ignominia izquierdita que azota al Detrito Funeral, esta es quizás una de las expresiones más bizantinas. Lo peor que te puede pasar después de salir de trabajar es ver al tipo de en medio con la trusa verde metida entre las nalgas, tal y como ejemplifiqué anteriormente.

Luchadores

Imagen

Me pregunto cómo es que no hubo nunca una película serie b titulada “El Santo y Blue Demon contra los maquiladores de trusas mutantes cuyos resortes se te meten en el culo”.

No se me ocurrieron más. Salí del centro comercial cagándome de la risa al pensar en el pobre “Enmascarado de Plata” metiéndose los huevos al calzón mientras rodaba una escena de lucha contra una momia de Guanajuato. Al final, al llegar a la salida me encontré de nuevo a la tipa con nalgas de Jabba The Hut, me sonrío, me guiñó el ojo y con la mano se despidió de mí.

Desde ese maldito día me masturbo y en vez de semen eyaculo bilis.

Bonus

Aquellos que no estén cagándose de la risa por mi desventura y seguramente llegaron hasta aquí con cara de asco. Ahí les dejo algo bonito para que se desinfecten esas mentes.

Imagen

Imagen

Nos leemos después.

Anuncios

Si realmente viviésemos en un patriarcado maligno y opresor.

Las feministas y sus mascotas, a quienes erróneamente llaman “hombres feministas” por no querer ser congruentes y llamarlos “feministos” o manginas, viven bajo el atosigo eterno y constante por parte de una conspiración milenaria que opera detrás de las organizaciones más poderosas para controlar a los seres humanos (Un cuento igual de absurdo que el de los reptilianos), condicionándolos a reconocer las muy marcadas diferencias entre hombres y mujeres, convirtiendo al mundo entero en un escenario hóstil para éstas últimas, que siempre han vivido la opresión, la censura y las malvadas violaciones consentidas. Un cuento ridículo que en estos tiempos forma parte de un discurso demagógico con claras intenciones de autoritarismo que sólo le sirve a ciertos grupos de poder.

El discurso feminista es estúpido, infantil y victimista. Yo veo que siempre tienen espacios donde expresar sus barrabasadas sin que nadie las moleste, mientras mucha gente es linchada mediáticamente sólo por expresar una idea que no le gusta a estas señoras menopaúsicas que son una versión grotesca, vomitiva y antierótica de una oficial de la Gestapo salida de alguna cinta de Tinto Brass.

Nada. Me pregunté cómo sería la libre expresión para esta gente si realmente existiera un patriarcado opresor y la respuesta es muy sencilla.

 

ImagenOjalá realmente existiera un patriarcado, así no tendríamos que lidiar con estos enfermos mentales.

Nos leemos hasta una próxima publicación.

¿El video ruso te hizo llorar?… ¡Marica hipócrita!

Dicen que el camino al infierno está adornado de buenas intenciones, y también lo está el internet.

Reflexioné lo anterior después de toparme con el famoso video ruso que “hizo llorar al mundo entero”, que es una recopilación de videos grabados desde las cámaras frontales de algunos automóviles que circulan en aquel país (las leyes de tránsito obligan a los automovilistas a llevar una cámara delantera), y en los que se pueden apreciar algunos buenos samaritanos ayudando a otros seres en desventaja, no necesariamente humanos. No voy a resumirlo demasiado, aquí está:

Ustedes me dirán, “¡Ay sí! ¡Puto amargado! ¡No tienes corazón! ¡¿Cómo vas a odiar ese video que nos da esperanza y fe en la humanidad?!”. Lean a continuación porqué me enferma ver a tanta gente haciéndose la buena, gentil y conmovida siempre que aparecen este tipo de publicaciones.

Para muchos seres patéticos, el internerd es un lugar mágico en el que pueden hacer todo aquello que no podrían realizar en la vida real. Adoptan personalidades completamente paradójicas en relación con su contraparte del plano físico; De modo que no es extraño encontrarse con gente que en la vida real tiene la complexión de una morsa, pero que en internet es experta en nutrición, hábitos alimenticios y acondicionamiento físico. Y no sólo eso, también tenemos filósofos interneteros que en la vida real son los paletos más ignorantes que puedas conocer, entre muchos otros ejemplos de miles que podría dar aquí. Para resumir lo anterior, no es extraño que todos quieran ser supér héroes que ayuden a los más desprotegidos, la mayoría de las personas con aspiraciones de buenos samaritanos creen que hacer su labor heróica en la red de redes, dado que la vida real es un escenario donde el álgido ritmo de vida no lo permitirían… O quizás el mayor impedimento es que aquellos que recurren al heroicismo cibernético en el plano físico son los cerdos más egoístas y con los peores de los modales.

Por ejemplo, si ustedes caminan en los alrededores de alguna escuela preparatoria u observan el comportamiento de estos mierdecillas adolescentes para con los ancianos, podrán darse cuenta de lo pésimamente educados que están; pero una vez conectados a las redes sociales se comportan como el amable Peter Parker, Spiderman (aunque los comentarios sarcásticos de estos mongoles tienen la misma gracia que inhalar amoniaco), ayudan al mundo, pelean por causas justas, trabajan por un mundo mejor; pero al día siguiente y estando desconectados siguen siendo la misma mierda maleducada. Y se supone que esa caterva de mediocres libertinos, que no tienen respeto ni por su sórdida madre son el futuro de México.

Sin extenderme mucho y para hacer la explicación más simple (por que sé que ustedes no leen ni mierda mientras no que no sean las pendejadas de sus amiguitos imbéciles del FB) dejo esta imagen que explica toda la situación:

Imagen

Yo sé que mucha gente que está leyendo esto se sintió identificada. Así es que van tres últimos consejos:

-Si eres un buen samaritano que ayuda a los demás, no lo publiques, eso le resta sinceridad y legitimidad a tus acciones, parecerás una putita hambrienta de atención que quiere muchos likes y comentarios para sentirse realizada (quizás seas como el más sórdido de los políticos).

-Si el video te hizo llorar porque tú eres uno de esos palurdos de toda la vida, que nunca ayuda a nadie, tampoco publiques una mierda. Seguramente comentarás algo tan estúpido y genérico como esto: “Todavía tengo fe en la humanidad. Es bello ver cómo la gente ayuda a los demás”. Sí, claro. Tú, ser inmaculado tienes fe en los demás, como si tú fueras un ejemplo para todo mundo, puto marica hipócrita. Tú ni haces nada, sólo te limitas a comentar mamadas desde tu red social.

-Si viste el video como una curiosidad y te limitaste a exclamar “meh” eres de los míos. De vez en cuando tírale mierda a estos cabrones para que dejen de inundar las redes con sus mariconadas hipócritas.

He terminado, si llegaste hasta aquí te felicito. Lees más de lo que llegan a leer en una semana esa caterva de asnos.

Un sórdido blog que se mofa de lo que otros aman.

¡Hey! ¿Qué tal? Mi nombres es Caesar M. con “m” de “macho moderno maldito y misógino”. Antes ya me había dedicado al flaming en blogger en un espacio llamado “Él Káiser Mendoza” donde escribía bajo un álias homónimo. Eran otros tiempos en que el internet no estaba plagado de tantos mariquitas hueleflores que se ofenden en cuanto ven que alguien les contradice.

No había feministas, veganos, chairos, hipsters, ecologistas, rastafarios ni catervas similares tomando posesión del internet como su reducto, su medio de expresión exclusivo, el cual creen que deben monopolizar para que ningún tipo como yo pueda expresarse y levantarse con ideas que si bien se consideran decimonónicas, en realidad son las que realmente desafían los cánones impuestos por estos pusilánimes marxistas culturales y sus mariconadas para hippies viejitos y llorones; que para mala suerte de la humanidad entera llegaron al poder del mundo hace menos de una década.

Este blog es una personal declaración de “váyanse todos a la puta mierda” hacia todos aquellos anteriormente citados, sus respectivas costumbres, ideas, pensamientos y gustos.

También son bienvenidos todos aquellos que no han podido expresar su disgusto hacia estas cagadas mundanas y quieren gritarles, “Eres una mierda y las pelís de Jodorowsky también”.
Este espacio es suyo, colegas.

Aquí nada de eufemismos ni joterías, este blog fue creado para criticar con la más mala de las leches, con la peor intención y para que quede claro, la finalidad de este blog es que muchos de los visitantes salgan con picazón anal y nos lloren un jodido río. Aquí no se perdona a nadie.

También escribiré uno que otro pensamiento random, todo enfocado a la sátira y la incorrección política, haré reseñas y demás… Pero es que es mi puto blog y haré lo que me nazca de las gónadas.

Ahora váyanse a la mierda y regresen después que habrá más, mucho más.

Caesar M.